Advertencia nocturna II


Traté de no hacer ningún tipo de ruido, e intenté que mi respiración fuera casi imperceptible. Dejé que el tipo registrará el lugar, mientras yo me iba moviendo sigilosamente cada vez que lo veía alejarse de mi zona, y estaba pensando en atacarle con lo que estuviera a mi alcance.

Lo único que veía útil para infligir daño fue una matera de cerámica que estaba en una de las estanterías de la sala. Así que, cuando vi al sujeto caminar hacia otro lugar del primer piso, me acerqué lentamente para agarrar la matera y me coloqué de espaldas a una pared, esperando el segundo preciso para atacarle.

El otro fulano todavía estava en el segundo piso, pues podía oír sus pasos en el techo, por lo que todavía tenía tiempo para emboscar al tipo del primer piso. No pasó mucho cuando vi ese sujeto entró nuevamente a la sala de estar, y en cuanto lo vi de espaldas, me abalancé sobre él y le asesté con fuerza la matera en la cabeza.

El tipo cayó de inmediato al suelo, y como sabía que se iba a producir un gran ruido por el golpe, decidí rapidamente quitarle la pistola y tomar el teléfono que estaba en uno de sus bolsillos, para ver si encontraba algo más que me pudiera ayudar a entender lo que estaba sucediendo.

Cuando estaba por arrastrar el cuerpo del sujeto, escuché pasos rápidos en el segundo piso. Era inminente que el otro tipo iba a bajar, pero lo apremiante era decidir rápido: esconderme nuevamente, o aguardar el momento justo para encararlo; hice lo primero para intentar sorprenderle, mientras examinaba el cuerpo de su cómplice en el piso.

El sujeto bajo rápidamente las escaleras y observó el cuerpo de su compañero en mitad de la sala. Se agachó, lo comenzó a revisar con desespero, e intentó reanimarlo para que volviera en si, pero no resultó; parece que el golpe había sido contundente.

De repente, sacó su teléfono y marcó un número, pero antes de que hablara, me aproximé con cuidado y le propiné un cachazo con el arma que había tomado. En ese momento tenía a dos sujetos tirados en el suelo de mi sala, por lo que intenté arrastrarlos para encerrarlos en algún cuarto de la casa.

Mientras estaba haciendo eso, llegó un mensaje de texto al teléfono del tipo que hace un rato se encontraba en el segundo piso, y ponía: <<La polícia está en camino>>. Y efectivamente, el mensaje no parecía ser un falso aviso, pues a los pocos minutos, comenzaron a oírse sirenas de patrullas policiales, e incluso ambulancias.

En ese momento sentí un gran alivio, pues todo indicaba que la situación iba a ser controlada, e iba a llegar el auxilio que necesitaba. Yo salí de mi casa inmediatamente, agité los brazos para que me vieran, y entraran a mi casa a llevarse a los tipos que habían hecho de mi noche, una de las más angustiantes de mi vida.

Una de las patrullas se detuvo ante mi señal de ayuda, y tres agentes entraron a mi casa enseguida; el episodio negro que había vivido por unas horas, por fin llegaba a su fin. Y es que si el miedo y la desesperación me hubieran vencido, probablemente esa noche habría sido la última para mí.

Los policías capturaron a los individuos, y al resto del grupo que entraron a otras viviendas en el sector donde vivía. Se trataba de un grupo delictivo que planeaba un golpe en ese sector de la ciudad desde hace meses, e infelizmente no todos los vecinos contaron con la misma suerte que tuve, pues se registraron algunos heridos de gravedad.

Cuando revisé mi teléfono, vi el segundo que había recibido esa noche y que no había podido leer, y decía: <<defiéndanse como sea posible>>. Pregunté a los policías si era algún tipo de advertencia de parte de las autoridades hacia los ciudadanos de esa zona, y para mi sorpresa, no lo fue.

No supe de quién fueron esas advertencias nocturnas, ni si yo fui el único avisado de lo que iba a suceder esa noche, pero sin duda alguna, esos mensajes de texto decidieron mi suerte esa noche; me permitieron hacerle frente al peligro inminente.


Por: Felipe Espitia

Licencia Creative Commons
Advertencia nocturna II por Felipe Espitia se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional.
Basada en una obra en ciudadelapoetica.wordpress.com.

3 comentarios en “Advertencia nocturna II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s