Mi experiencia en Brasil: idioma

¡Hola, ciudadanía!

E aí, galera! Tudo bem?

Esta vez les contaré sobre mi experiencia en Brasil desde el enfoque del idioma y mi adaptación al mismo.

Primeramente, debo decir que antes de llegar a tierras brasileñas, incluso mucho tiempo antes de saber que me había ganado la beca de intercambio, yo había comenzado a estudiar el idioma portugués. Me parecía una lengua muy sonora, muy bonita y consideraba que era sencilla de aprender por su similitud con el español.

Cuando llegue aquí, a Lajeado, los primeros días no podía creer que estaba escuchando y leyendo todas las cosas cotidianas de la vida en otro idioma. Creo que es una sensación tan curiosa… Es como aquel momento en el que uno se da cuenta que realmente está lejos de casa.

En un comienzo, digamos que durante el primer mes aquí, fue un poco difícil establecer una aceptable comunicación con compañeros, funcionarios, profesores y demás personas de la universidad. Sin embargo, con el pasar de las semanas me fui acostumbrando al portugués. Comencé a comprenderlo de una mejor manera, a hablar un poco más con los locales, hasta llegar al punto en que el portugués se convirtió en parte fundamental de mi vida aquí.

Una cosa tenía clara antes de llegar hasta aquí: no quería hablar mucho en español, y así, aprender mucho más rápido el idioma. Pues no sucedió como esperaba. Al convivir diariamente en el mismo edificio con mis otros compañeros intercambistas, que en su gran mayoría, son hispanohablantes, el español reinaba en el predio estudiantil.

Ante esto, el reto de aprender portugués para todos nosotros se tornaba más difícil, pues todo el tiempo estábamos hablando español. Sin embargo, no considero que eso haya sido malo, pues aunque intentábamos aprender otro idioma, resultamos aprendiendo muchísimo sobre la variedad y riqueza lingüística de nuestro propio idioma español. Cientos palabras y experesiones chilenas, argentinas, mexicanas, peruanas y uruguayas aprendíamos cada día compartiendo entre nostros, y eso fue muy interesante para mí.

Afortunadamente, en todo este proceso de aprender portugués, tuve una gran ayuda. La institución ofreció para todos los intercambistas un curso de portugués, por lo cual, dos veces por semana íbamos a todos a clases de lengua portuguesa impartidas por la maravillosa y dulce profe Marcela, quien nos animaba a aprender y a evolucionar en el aprendizaje del idioma. Eso sin duda, para todos nosotros fue valiosísimo.

Es muy interesante cómo aprender otro idioma cambia hasta la manera de ver las cosas. En cada charla con un colega de clase, saludando a los locales, pidiendo ayuda en el supermercado, escuchando las noticias en la televisión, leyendo el periódico local, viendo películas y escuchando los ritmos brasileros, en cada una de esas situaciones, aprendí bastante portugués, pero sobre todo, me enriquecí culturalmente y guardé de cada espacio y situación los mejores recuerdos.

Puedo decir que, aunque no domino al 100% el portugués, he aprendido demasiado. Ya soy capaz de conversar con alguien, de leer un libro, de entender lo que hablan en la tele y hasta de cantar, y creo que eso no tiene precio. El portugués es un idioma increíble, rico en conceptos, lleno de reglas y excepciones, muy sonoro y con variedad de acentos; es una lengua que representa y recoge toda esa diversidad y pluriculturalidad de Brasil, y eso es asombroso.

Vale la pena aprenderlo, no se arrepentirán.

O Brasil é foda e o português é maravilhoso!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s