¡Feliz día de la madre!


Mi señora linda, mi señora hermosa, no hay una mujer tan linda como tú. Hoy quiero regalarte unas palabras que te hagan sonreír, unas letras que te logren sonrojar; te las mereces con honores, y acompañadas de besos y grandes abrazos. En un día como hoy, el cariño no debe faltarte, porque sin duda alguna, eres la mejor de las mamás.

Mi señora linda, mi señora hermosa, eres una dama encantadora. No son suficientes los halagos para describir tu maravillosa y admirable esencia, no alcanzarían los días para expresarte todo el amor que se aloja en mi corazón. Eres el alma del hogar, la reina de la casa; tú eres el brillo que en la mesa al desayuno, nunca  puede faltar.

Dios me obsequio por madre a la mujer más amorosa, llena de vida, sonriente y hermosa que hay en el planeta. Esa señora es puro amor, de ese incondicional, de aquel que no  juzga ni abandona, de ese amor que se atesora en alma, mente y corazón; ella es una señora única, qué se le puede hacer.

Te admiro enormemente porque eres corrección, amor, ternura, risas y sonrisas. Eres una maestra de vida, psicóloga familiar, la doctora del hogar, la chef número uno, diseñadora de interiores y hasta economista de la casa; mejor dicho, no hay nada que no pueda hacer una madre como tú. Eres ejemplo a seguir, porque todos los días demuestras que ni el dinero ni todos los lujos del mundo, valen más que la sencillez de corazón.

Y eso es todo mi señora, perdonará lo poquito; que tenga usted un feliz día.

 

Dedicado a  la señora Gloria Marlen,
Te amo mucho; mereces lo mejor, y mucho más.

 

 

Anuncios